Dicen que las nuevas ideas que pretenden implantarse requieren salvar una etapa inicial de negación, otra posterior de rechazo y una más de silencio que no supone otra cosa que la antesala del éxito...

Sabemos bastante de esto aunque todavía no nos hemos comido un colín a pesar de haber disfrutado como enanos en el trayecto. Hemos servido al mercado un montón de cosas estúpidas de inicio a las que se ha clavado con chincheta en el corcho de los lamentos sencillamente porque eran malas, a las que se ninguneó cuando se podían encontrar por cuatro duros para que a la postre, la gente pierda la pinza por tenerlas en las manos años después, aunque tenga que pagar 130,00 € por un Catálogo Charlie, 66,00 € por manual y pantalla de Mutantes viejo, o intentar ofrecernos lo que no está escrito por un Ragnarok primera edición cuando podíamos cobrar lo que valía entonces... 

Al hilo podemos decir que hemos asumido estas incidencias como hicimos en su momento a cuenta de que el citado Ragna primera edición apenas llegara con sus 2.400 ejemplares al primer año de vida (¡época dorada, de qué nos suena el concepto!), porque un bulo afirmó entonces que era una traducción de un juego publicado por una editorial escocesa que respondía al nombre de Merrick House. 

Por ello, por ser leales a lo que supone una de nuestras señas fundamentales de identidad, siempre hemos tratado de evitar que estas cosas «tan peculiares» ocurran alrededor de nuestro productos, impidiendo con permisos para editar PDF, que vosotros, los aficionados y destinatarios finales de nuestros desvelos, paguéis a precio de oro lo que hemos creado en modo y voluntad económicos.

Asuntos Internos no podía escapar a esta vorágine en cierto modo bastante idiota. Nuestra «revista oficial» cuando las demás editoriales hacían magazines generalistas que encerraban una enseña «oficialista» difícilmente escamoteable, agotó su primer número porque en su interior se ensalzaba el juego estandarte de la marca impresora de nuestra distribuidora de entonces, Vampiro. Lo sabíamos y lo supimos siempre, pero el número 2 corrió peor suerte ya que fue «amablemente olvidado» en los almacenes de la ídem durante un año largo, hasta que sacamos el 3 y la cabeza del hoyo de Distrimagen... Aunque el 4, a pesar de las esperanzas que depositamos en él, nunca dejó de ser un canto de cisne y también lo sabíamos aunque tardáramos en reconocerlo... Fin de la historia.

Se editaron 1.000 ejemplares de cada una de aquellas revistas, salvo de la primera, que se completó en 1.500 con una reimpresión de 500 que a la postre significó que pasáramos de glasofonado mate a brillo en las portadas posteriores la serie, debido a una miserable equivocación en el proceso de encuadernación.

1.000 de cada una en líneas generales, sí. Y es que a pesar de las voces que dicen que las revistas dejaron de editarse porque no resultaban rentables, en nuestro caso la renuncia se debió al cansancio, no más, ya que quedarnos no nos queda ni una en los almacenes desde hace más de una década, hasta el punto de que Dr. Alban, hormiguita donde las haya, preocupado por evitar que aquellos viejos contenidos que publicamos se perdieran para siempre, nos solicitó permiso para imprimirlos y compartirlos en formato digital, y se lo dimos. Eso sí, por evitarle que destrozara sus tesoros y facilitar de paso que los PDF quedaran casi de cine, Herr Doktor prometió pasarle ejemplares para destrozar hace ahora como dos años, los  mismos que tardaría en cumplir su promesa para que Juan Fernando haya hecho el resto: compartir con los aficionados una parte de nuestra historia común, tal vez no la más importante, pero sí una de las más sinceras.

El mérito es suyo, lo reconocemos y agradecemos en el alma. Por fin, Asuntos Internos, nuestra revista oficial en sus cuatro números, está a disposición de quien quiera descargarlos, lo que nos lleva a recomendaros que no hagáis el indio y gastéis hoy 3,50 € por un Cliffhanger, el que sea, puesto que siguiendo las leyes de la mercadotecnia, seguramente dentro de unos años os puede costar en Ebay 30 o 50. 

Nos leemos. El enlace a la página de descargas, más abajo, como siempre.

Asuntos Internos en descarga libre

Publicado el

jueves, 21 de noviembre de 2013

Etiquetas

5 Comments
Pablo Pazos dijo...

Molan... yo los tengo en papel.
Ocupan un sitio en la estanteria desde el dia que vieron la luz.

el Dr. Alban dijo...

Solamente quería que todos los aficionados disfrutaran tanto como yo de esta revista.

Es algo que debía hacer por la editorial (a la que adoro profundamente) y por los aficionados que no tuvieran la suerte de tenerla.

Un saludo

Pablo Pazos dijo...

Ya somos 2 incondicionales de Ludotecnia.

Y seguro que como yo, estaras esperando a que salga el Mutantes 3...

Juan Ignacio Vargas Juárez dijo...

Yo ando todavía esperando números pendientes de Asuntos Internos. No sé si fui un incauto cuando realice mi suscripción pero me dejasteis a medias.

MadBaron dijo...

¡¡¡Gracias, gracias!!! Por fin cierro el círculo, ahora puedo decir que ya tengo TODO (salvo la pantalla del DJ):-( lo que salió en su día del ENORME Mutantes en la Sombra 1ª Edición.

Muchas gracias Ludotecnia y muchas gracias, Dr. Albán.

Ardo en deseos de hacerme con el MELS Gen 3, quién sabe, quizá en breve Kaufmann vuelva a las andadas en mi mesa de juego...

Saludos

P.D.: Cuantos más Cliffhanger tengo y cuanto más juego al Dogfight, más me gusta la idea. ROL del bueno, asequible, sencillo, e ideal para gente con poco tiempo (como yo, por desgracia)